(Last Updated On: agosto 1, 2018)

¿Cuál es la buena política?

En primer lugar definir política puede sonar aburrido o tal vez inútil en el contexto actual, de acuerdo a la Real Academia de la Lengua en su versión Online, como adjetivo significa que es relativo a una actividad o doctrina política y como sustantivo femenino significa:

“Actividad del ciudadano cuando interviene en los asuntos públicos con su opinión, con su voto, o de cualquier otro modo.”

Con base en lo anterior se puede decir que ser político o hacer política es una actividad civil, una que además merece reconocimiento ya que son realmente pocos quienes se atreven a encabezar opiniones o procurar espacios públicos para hacer llamados a temas específicos que afectan a la colectividad. Esto es importante ya que estamos en  un proceso de transición en el cual, desde el punto de vista generacional no se entiende qué es la política o el papel del político y desde la coyuntura administrativa pública actual se tienen ideas tal vez deformes del concepto.

Es por ello el llamado a hacer política desde cada uno de nuestros espacios, a confrontar ideas, a estructurar argumentos que aunque no coincidan puedan generar vías de comunicación que logren establecer cómo podemos concatenar los esfuerzos para que cada fracción pueda tener una participación justa.

La coyuntura actual a nivel federal nos demanda como sociedad ser vigilantes del estado, de las ilusiones que se puedan presentar de frente sin saber lo que se planea en el fondo, es por ello que hacer política es tomar nuestros espacios y poder generar una conversación ideológica centrada en el desarrollo de la mejor sociedad que podamos alcanzar.

Enfrentemos ideas, confrontemos argumentos y con toda pasión defendamos ideales pero sin olvidar que debemos de hacerlo con educación y con la mejor articulación posible.